Imprimir

jaci-dic-2016En niños pequeños con asma que requieren  tratamiento en el escalón 2, es útil tener en cuenta si tiene sensibilización a aeroalergenos y/o el recuento de eosinófilos en sangre porque ayudan en la selección del tratamiento e identifican a niños con una alta probabilidad de exacerbación. El tratamiento con un corticoide inhalado diario es más efectivo que darlo de forma intermitente o administrar montelukast. J Allergy Clin Immunol. 2016;138:1608-1618 

 

 

ajrccm.2016.194.issue-12.coverDatos procedentes del estudio CAMP indican que la disminución temprana de la función pulmonar tras un crecimiento inicial normal se asocia con un polimorfismo genético de nucleótico único. Este tipo genético  también parece proteger contra la disminución temprana de la función pulmonar en grupos de pacientes que tienen un crecimiento reducido de la misma. Am J Respir Crit Care Med. 2016 Dec 15;194:1465-1474.

 

AAP-Nov-2016-coverEn comparación con los pacientes ingresados en la sala de pediatría, los ingresados en la UCIP con crisis de asma, experimentan más hospitalizaciones relacionadas con el asma y además el asma fue menos controlado incluso años más tarde. La falta de un seguimiento regular y de tratamiento en la mayoría de los pacientes tras la hospitalización del asma indican que este aumento de  morbilidad puede ser modificado.  Allergy Asthma Proc. 2016; 37:169-175.

 

logo-enviromental-health

El tipo de calefacción usada en el domicilio influye en la tasa de ingresos por  enfermedades respiratorias agudas en la primera infancia. El empleo de calentadores eléctricos tuvo la menor tasa. Environmental Health 2016; 15:120 DOI: 10.1186/s12940-016-0207-z

 

 

journal-asthma-logoLos MDI con espaciador son al menos tan eficaces como los nebulizadores, en la administración de los agonistas beta2 en el servicio de urgencias, para el tratamiento de niños  y preescolares con sibilancias inducidas por virus o exacerbaciones agudas de asma. J Asthma. 2016; 53: 1059-1062

 

 

AI-portada 130En un estudio de seguimiento de niños y adolescentes nacidos prematuramente se encontró una alta prevalencia de asma grave, sensibilización alérgica y alteración de la función pulmonar. Displasia broncopulmonar e historia de sibilancias, fueron factores de riesgo para la alteración de la función pulmonar. Allergol Immunopathol (Madr) 2016;44:489-96 

 

 

logo-ped-pulmonologyLa utilización de cánula nasal de alto flujo (HFNC) para proporcionar oxígeno adicional a lactantes  con bronquiolitis, es más efectiva y menos costosa que  la utilización del tratamiento estándar  de bajo flujo, en razón del menor número de ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Por lo tanto, si los niños hospitalizados por bronquiolitis necesitan oxígeno, debe ser administrado como tratamiento con HFNC. Pediatr Pulmonol. 2016;51:1393–1402. 

 

logo-ped-pulmonologyEntre los niños con bronquiolitis por VRS, los factores hereditarios (es decir, que tienen familiares con asma) y la gravedad de la bronquiolitis por VSR fueron predictores de asma y trastornos atópicos a los 6 años de edad.  Pediatr Pulmonol. 2016; 51: 1382-92

 

 

logo-ped-pulmonologyLa deficiencia de vitamina D se asocia a déficit de la función pulmonar en los niños obesos, pero no entre niños de peso normal con asma. La deficiencia de vitamina D puede ser un mecanismo potencial subyacente en el fenotipo de obesidad-asma. Pediatr Pulmonol. 2016; 51: 1276-83.

 

 

thorax-12-2016Un crecimiento más rápido y tener mayor tamaño en los primeros 18 meses de vida se asocian de forma independiente con un mayor riesgo de sibilancias. Estos hallazgos sugieren que los patrones de crecimiento temprano juegan un papel en la presentación de sibilancias. Thorax 2016; 71 : 1091-1096 

Editorial sobre este tema en el mismo número. Thorax 2016; 71 : 1071-1072

 

thorax-12-2016Las personas con asma deben evitar la exposición a condiciones adversas limitando las actividades al aire libre durante períodos de temperaturas extremas, combinaciones de alta humedad y alta temperatura, baja humedad y bajas temperaturas y altos niveles de ozono. Thorax 2016; 71 : 1097-21109. 

 

 

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn