Imprimir

mi vida sin ti imagenSobran comentarios relacionados con los efectos del tabaco en las personas que fuman y en las que los rodean.
Asma y tabaco no son dos ideas con buena compatibilidad. Iniciativas como MiVideSinTi, abren nuevas perspectivas en al abordaje para dejar de fumar. Aqui ponemos nuestro granito de arena desde la perspectiva del manejo del asma en un entorno de tabaquismo

A modo de fundamento

El tabaco es un enemigo capital de la salud de las personas. Sus efectos son de largo conocidos. Además, el trabajo crea adicción, es una adicción fomentada desde las tabacaleras, con sustancias que potencian la fidelidad-esclavitud de la persona que fuma al tabaco. No hay fumador-a que no haya intentado dejar de fumar, y la mayor parte reconoce que fumar (o al menos la mayoría de las veces que fuman) hace tiempo que dejó de ser un placer para pasar a ser una necesidad (en realidad para mantener bajo control los efectos de la dependencia al tabaco).

No hace falta ir muy atrás en la literatura científica para comprobar los estragos que el tabaco causa, incluso en la población no fumadora (The Lancet, 8 de Enero 2011)

Los gobiernos, las autoridades sanitarias, han jugado con la doble moral de culpabilizar a los fumadores por los problemas de salud que su adicción genera y los gastos que causan al país, mientras por otro lado se embolsan ingentes cantidades de dinero sobre la base de los impuestos y tasas al tabaco.

La puesta en marcha el 2 de Enero del 2011 en España de la prohibición de fumar en locales y espacios públicos (Ley 42/2010), aunque tremendamente positiva, no hace más que ahondar en la culpabilización de los fumadores, rayando en la persecución de personas adictas a unas sustancias, cuya responsabilidad no es solo de ellas sino de quienes sacan beneficio (ver más arriba) de dicho consumo.

Obviamente la prohibición total del tabaco generaría más efectos negativos (mercado negro, trafico ilegal...) que positivos.

Hay que dar por sentado que la Ley traerá consigo un entorno con menos humo y que muchas personas se plantearan 2011 como el año en el que quieren dejar de fumar.

Los beneficios de las Leyes anti-tabaco en términos de salud han sido ampliamente contrastados y en especial en el asma de niños y adolescentes (Pediatrics, 1 de Enero del 2011)

Para atajar el problema del tabaquismo la única solución sensata la que se sostiene en los principios que aplicamos de forma sistemática en el abordaje de cualquier problema de salud, en clave de educación (sin ir más lejos, la educación en asma):

Y en el caso de padres fumadores con un hijo-a con asma:

Padres fumadores e hijo-a con Asma

Nuestra primeras observaciones allá por 1995-97, nos mostraban que los padres fumadores que tenían hijos con asma no abandonaban el hábito tabáquico, con independencia  de la gravedad del asma (Programa del Niño Asmatico. Aten Primaria 1997). A la búsqueda de explicaciones en aquel momento, planteamos dos, que creemos siguen plenamente vigentes:

Basta imaginarse el escenario: 81 familias que entran en un programa pionero de control del asma, basado en la toma progresiva de responsabilidades y resulta que los padres fumadores no fueron capaces de abandonar el tabaco.

Se podrían poner más ejemplos. Sirva el comentado como punto de partida de nuestra posición en el contexto padres-fumadores e hijo-a con asma.

La principal conclusión es que utilizar la enfermedad del niño como el factor crítico para que un padre-madre abandone el tabaco es un error. Y un error aun mayor si simplemente se aborda desde la perspectiva "su hijo-a tiene asma, usted fuma, debe dejar de fumar". Por que esta argumentación, no acompañada de más apoyos está condenada al fracaso.

Quizá un pequeño grupo de padres, tremendamente motivados u obsesionados con la enfermedad del niño-a consigan abandonar el tabaco, pero la mayor parte de ellos seguirán fumando, cargándose, esos si, de un sentimiento de culpa, cada vez mayor y más cuando se enfrente al pediatra, a los educadores y tengan que responder (eso sino mienten) de que siguen fumando.

10 buenas ideas sobre tabaco y asma para el profesional sanitario

    1. El profesional sanitario debe creer su papel: secundario  y de apoyo. El papel protagonista  del proceso de dejar de fumar lo ejerce la persona fumadora. Ese apoyo debe ser de calidad. Si  crees que no estas suficientemente formado, ya sabes: fórmate y/o pide ayuda a tus colegas.

    2. No apeles al sentido de la responsabilidad: "deje de fumar pues tiene un niño con asma". No funcionará. Fomentaras el sentimiento de culpa. Abrirás una puerta a que el padre-madre fumador-a mienta sobre su habito.
      Tener un hijo con asma es un ítem (relevante seguro), pero solo un ítem, en el listado de pros y contras para dejar de fumar. Posiblemente un elemento motivador, pero nunca (casi nunca) definitivo por si mismo.

    3. Tienes que conocer bien quienes fuman en el hogar del niño (o en las casas donde pasa el niño más tiempo: los abuelos...) y cuánto. De este análisis surgirán las primeras propuestas para ayudar a esa familia. El asma del niño-a, sí puede ser un buen catalizador para la reflexión y toma de decisiones de una familia.

    4. Aprovecha una visita por asma (programada o espontánea) o cualquier otra visita en la que tu y los padres tengáis tiempo para hacer la pregunta clave y en torno la que gira toda esta estrategia: "¿estás planteándote dejar de fumar?".
      De hecho pudiera ser una buena idea que el niño-a no estuviera presente a la hora de hacer esa pregunta. Piensa que buscas una respuesta sincera y la presencia del niño puede mediatizar la respuesta (confundir un deseo "dejar del fumar" con una intención "dejar de fumar").

    5. Si la respuesta es negativa "No, aun no me lo he planteado", no caigas en los error del punto 2. Ofrécele tu apoyo y asesoramiento y oriéntale cómo tratar de reducir el impacto del tabaquismo pasivo en el niño-a (por ejemplo):
      - Ante todo no fumes en casa: satúrate bien en la calle, en sitios donde esté permitido), etc.
      - Reserva un lugar en la casa para fumar, y deja el resto de tu hogar libre de humos de tabaco.
      - Ventila bien la casa
      - Recuerda que cuando fumas un único cigarrillo en una habitación, las partículas y humos de este permanecen allí durante horas.

    6. Si la respuesta es contemplativa o decididamente afirmativa "Sí, quiero dejar de fumar", pon en marcha los mecanismo que tengas establecido en tu centro asistencial para ofrecer un apoyo efectivo, plantea una primera fecha para arrancar el proceso, no cierres la entrevista sin una fecha-compromiso para un primer encuentro.

    7. Si eres pediatra, ten en mente la posibilidad de que el padre-madre que fuma y desea dejarlo, posiblemente esté mejor manos de su medico de familia y enfermera. Ante todo la situación que debería darse es una acción coordinada pediatría-medicina de familia en sintonía y con un proyecto de abordaje del tabaquismo común.

    8. Una vez iniciado el proceso, este debe desarrollarse en las claves referidas de (a) protagonismo de la persona fumadora, (b) orientación y apoyo del profesional cuando lo necesite, (c) concordancia. La concordancia supone, sin perder el horizonte final de abandonar el tabaco, aceptar situaciones intermedias, tal vez no ideales para lo que el profesional quiere alcanzar, pero que suponen hitos en el objetivo del abandono total. Se trata de aceptar las limitaciones de la persona y apoyarla en todo momento.

    9. Cuando sea posible, enfatiza los beneficios que su decisión esta teniendo sobre la salud respiratoria de toda la familia, incluido el asma del niño-a. La motivación, es otras una herramienta clave del proceso.

    10. Utiliza todas las herramientas que diversos grupos ponen a tu disposición, en especial te aconsejamos las de la iniciativa  "Mi vida sin Ti: puedes vivir sin tabaco y el tabaco puede vivir sin ti".

        Web: http://mividasinti.drupalgardens.com/

        Facebook: http://www.facebook.com/mividasinti11

        Twitter: @mividasinti11  www.twitter.com/mividasinti11

Comparte en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn